Inicio / Otros / Warfarina, medicamento anticoagulante de gran utilidad

Warfarina, medicamento anticoagulante de gran utilidad

Califica este post

La warfarina también llamada Coumadin es un medicamento anticoagulante oral que se usa para prevenir la formación de trombos y émbolos; a veces recibe el nombre de “diluyente de la sangre”, actúa en el hígado para reducir la producción de componentes naturales de la sangre denominados factores de coagulación.

Su mecanismo de acción más lenta hace que generalmente se requiera más de un día para notar su efecto después de la primera dosis.

Se pueden dar altas dosis de vitamina K para contrarrestar los efectos de la warfarina, aunque a menudo la inhibición completa ocurre solo hasta 12-24 horas después la administración.

El nombre de warfarina se deriva del acrónimo WARF, de Wisconsin Alumni Research Foundation, más la terminación -arina, que indica su relación con la cumarina. La warfarina se registró por primera vez para su uso como raticida en los EE.UU. en 1948, y enseguida se hizo muy popular. Aunque fue desarrollada por Link, la WARF (Fundación de Investigación de los Alumnos de Wisconsin) apoyó financieramente la investigación y se le asignó la patente.

efecto de la warfarina

Mecanismo de acción de la warfarina

La warfarina bloquea parcialmente la capacidad del hígado de usar la Vitamina K. La Vitamina K se necesita para producir los factores de coagulación que ayudan a la sangre a coagularse y evitar hemorragias, esta vitamina se encuentra naturalmente en ciertos alimentos, la warfarina reduce la capacidad que tiene el cuerpo de producir coágulos sanguíneos. Puede ayudar a impedir que se formen los coágulos perjudiciales y evita que los coágulos se agranden, pero no destruye los coágulos ya existentes.

Este medicamento se absorbe fácilmente por el tubo digestivo, ayudada por su solubilidad alta en lípidos, y tiene una vida media entre 36 y 42 horas.

warfarina

Uso médico de la warfarina

La warfarina se prescribe a personas con una mayor tendencia a la trombosis, o como profilaxis secundaria (prevención de nuevos episodios) en aquellos individuos que ya han formado un coágulo de sangre (trombo).

Las indicaciones clínicas comunes para el uso de warfarina son: fibrilación auricular, presencia de válvulas cardiacas artificiales, trombosis venosa profunda, embolismo pulmonar, síndrome antifosfolipídico y, en ocasiones, después de ataques al corazón (infarto de miocardio).

Dosificación

La cantidad de warfarina necesaria es diferente para cada persona. La respuesta de su cuerpo a la warfarina está controlada por un análisis de sangre denominado Tiempo de Protrombina (PT), que se mide en segundos y es el tiempo que la sangre tarda en coagular; o el Índice Normalizado Internacional (INR). Según este análisis de sangre, su dosis de warfarina se determina y se ajusta para lograr el intervalo objetivo para el índice normalizado internacional.

La mayoría de las personas tienen un INR de aproximadamente 1.0 antes de tomar warfarina. Luego de comenzar con el tratamiento de warfarina, el intervalo de INR objetivo es entre 2.0 y 3.0, o superior si tienen mayor riesgo de formación de coágulos.

Este medicamento se suministra sólo una vez al día. Es importante tomar la warfarina aproximadamente a la misma hora cada día, generalmente en la noche. La mayoría de los médicos recomienda tomarla en la noche, lo que hace más fácil que le notifiquen cuando deba cambiar la dosis.

Cuando aparecen síntomas como:

  • Sangrado en las encías, especialmente al momento de cepillarse los dientes
  • Sangrado nasal
  • Aparición de hematomas con facilidad
  • Sangrado menstrual prolongado
  • Orina roja o de marrón oscuro
  • Heces de color negro o con presencia de sangre
  • Dolor estomacal y de cabeza intensos

Es posible que sea necesario hacer un reajuste en la dosificación de la warfarina y se debe de consultar de manera inmediata.

warfarina

Contraindicaciones y efectos adversos de la wafarina

Una complicación poco frecuente pero grave es la necrosis por warfarina, que se produce con más frecuencia poco después de comenzar el tratamiento en pacientes con deficiencia de proteína C. La proteína C es un anticoagulante natural que, al igual que los factores procoagulantes que inhiben la warfarina, requieren para su actividad de la carboxilación dependiente de vitamina K.

Debido a que la warfarina disminuye inicialmente los niveles de proteína C más rápido que los factores de coagulación, se puede provocar una mayor tendencia de la sangre a coagular cuando se inicia el tratamiento, lo que conduce a una trombosis masiva con necrosis de la piel y gangrena de las extremidades. Para combatir este efecto secundario, a muchos pacientes se les administra heparina junto con la warfarina.

El síndrome del dedo del pie azul es otro de los efectos adversos que tiene este medicamento, debido a que pequeños depósitos de colesterol se sueltan y fluyen por los vasos sanguíneos hasta llegar a la piel de los pies, lo que provoca un color púrpura azulado y puede ser doloroso.

La warafrina está contraindicado en el embarazo, ya que pasa a través de la barrera placentaria y puede causar hemorragia en el feto y se asocia a abortos espontáneos, muerte fetal y nacimientos de bebés prematuros.

Cuando este medicamento se suministra durante el primer trimestre del embarazo, cuando el feto se encuentra en formación,  puede apareces el síndrome fetal por warfarina que se caracteriza principalmente por anomalías esqueléticas, que incluyen hipoplasia nasal, puente nasal deprimido o reducido, escoliosis, y calcificaciones en la columna vertebral, el fémur, y el hueso del talón, que muestran un peculiar aspecto punteado al observarse mediante rayos

Si la warfarina se suministra en el segundo y tercer trimestre del embarazo, sus efectos secundarios tienen menos incidencia, aunque pueden aparecer trastornos del sistema nerviosos central y defectos oculares.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Liberar estres

¿Estrés? 5 técnicas de relajación que te ayudarán a controlarlo

5 (100%) 1 voto A diferencia de lo que muchas personas creen, el estrés es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.