Inicio / Otros / Varices o insuficiencia venosa periférica

Varices o insuficiencia venosa periférica

Califica este post

Las varices, también conocidas como insuficiencia venosa periférica, son dilataciones de las venas que, por diversas razones, no cumplen correctamente su función de llevar la sangre de retorno al corazón y, por lo tanto, la sangre se acumula en ellas y se dilatan.

Esta insuficiencia es más común en los miembros inferiores¸ Se producen por una alteración de las válvulas venosas, dispositivos situados dentro de la luz de la vena en forma de un doble nido de golondrina que permite el flujo unidireccional de la sangre en dirección al retorno cardíaco y, a su vez, impide el reflujo de esta a la periferia.

Esta afección también puede surgir en otras partes del cuerpo como el l esófago (varices esofágicas), la región anal (hemorroides) o en los testículos (varicocele).

Las varices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten.

Existen varios tipos de varices

tipos de varices

Grado I: El sistema venoso superficial se dilata progresivamente, variando de un individuo a otro.

Grado II: En este grado las venas várices se presentaban de manera asintomática, comienzan a causar los primeros síntomas como cansancio, pesadez, algo de dolor, calambres y edema.

Grado III: Se producen cambios en la coloración de la piel, que se vuelve parduzca por la hemosiderina. También se producen reacciones inflamatorias de la piel, lo que hace que aumenten más las distrofias cutáneas. Hay sufrimiento del tejido subcutáneo (hipodermitis).

Grado IV: Aparecen zonas eccematosas y úlceras. Las úlceras son difíciles de tratar y pueden infectarse con facilidad.

Factores de riesgos

Obesidad: El sobrepeso incrementa la incidencia al aumentar la cantidad de sangre que llega a las piernas y que debe ser evacuada por las venas. Unas piernas de contextura gruesa requieren mayor aporte sanguíneo por parte de las arterias, que luego tiene que ser drenado por las venas, lo que favorece la sobrecarga de estas y el fallo precoz.

Sedentarismo: La bomba impulsora del retorno venoso son la almohadilla plantar y los músculos de las piernas; como el sedentarismo no favorece la contracción muscular ni la puesta en funcionamiento de la almohadilla plantar, se provoca un mayor estancamiento de sangre y una mayor sobrecarga valvular, lo que facilita la aparición de más varices.

Válvulas congénitamente defectuosas: Las válvulas son responsables de hacer circular la sangre hacia el corazón, por lo que si no funcionan correctamente la sangre se acumula en la vena provocando su hinchazón.

Estar de pie: esta posición por largos periodos de tiempo, aumenta la presión de la columna venosa y dificulta el ascenso de la sangre al corazón.

Anticonceptivos: Producen retención de líquidos y por lo tanto, mayor volumen sanguíneo.

Embarazo: Aparecen con mayor frecuencia durante el embarazo debido a varios factores y, especialmente, por los cambios hormonales, la presión del útero sobre los grandes vasos, y el aumento de peso. Por suerte, las varices que aparecen durante el período de gestación son secundarias y tienden a desaparecer entre dos y tres semanas después del parto.

Síntomas de varices

como curar las varices

Además de ser anti-estéticas, las manifestaciones clínicas más comunes son:

  • Aparición de red venosa
  • Pesadez de piernas.
  • Hinchazón.
  • Aparición de dolor.
  • Sensación de acorchamiento.
  • En fases más más avanzadas de la enfermedad pueden aparecer úlceras venosas y dermatitis ocre (oscurecimiento de la piel).
  • Úlceras: Suelen aparecer cerca de los tobillos y, con mayor frecuencia, en la cara interna. Con frecuencia resultan bastante dolorosas y difíciles de curar. Se infectan con facilidad, lo que aumenta la dificultad para su curación, a veces son debidas a las lesiones por rascado y otras surgen de forma espontánea.

Diagnóstico

El diagnóstico de varices es muy sencillo, La exploración debe realizarse de pie, ya que esta postura favorece la aparición de las varices, a la palpación se observa el aumento de la tensión venosa y la existencia o no de dolor.

Para confirmar y evaluar la importancia del problema se requiere:

  • Eco-Doppler: Técnica que combina la ecografía (para ver las venas y arterias en su trayecto y comprobar las alteraciones que puedan existir en su interior) y el efecto Doppler (en el que se basan la mayor parte de los radares de tráfico), que muestra el flujo venoso y sus anomalías.
  • Flebografía: Consiste en inyectar un contraste yodado en la vena y luego realizar una radiografía. Está casi descartada por ser dolorosa y presentar riesgos innecesarios, y su utilización se limita a casos muy concretos.

Tratamientos

El tratamiento de las varices será paliativo, es decir, servirá para aliviar la sintomatología y evitar o retrasar su progresión. En otros, pueden curarse definitivamente.

  • Tratamiento quirúrgico:El tratamiento clásico consiste en el Stripping de la vena safena más la extirpación de los paquetes varicosos existentes más la extirpación ligadura de los paquetes con venas perforantes o colaterales. Se han desarrollado tratamientos mínimamente invasivos, que no extirpan totalmente la vena safena, consistentes en la ligadura de los puntos en donde se fuga presión desde el sistema profundo al superficial.
  • Tratamiento esclerosante: Consiste en la inyección de un esclerosante para que se necrose la vena. Se usa sólo para varículas y pequeñas varicosidades, nunca se utiliza en varices tronculares.
  • Tratamiento con microespuma esclerosante: Consiste en la punción de la variz e inyección de una microespuma esclerosante que anula la vena, haciendo que el propio organismo la anule. En la actualidad se tratan todo tipo de varices con este tratamiento, que se considera menos agresivo que la cirugía o el láser y no requiere postoperatorio.

como tratar las varices

Prevención

Algunos consejos para evitar las venas varices; aunque existen algunos factores de riesgo que nos son modificables como herencia, sexo y embarazo.

  • Debe evitarse el sobrepeso ya que como se mencionó anteriormente este enfermedad favorece la aparición de las venas varices.
  • Estreñimiento: Es necesario controlar el estreñimiento. Una dieta rica en verduras, frutas, legumbres y cereales, mejor si son integrales, favorece el movimiento intestinal, y la fibra que contienen estos alimentos capta agua y hace las heces más blandas y voluminosas, con lo que facilita el tránsito intestinal.
  • Ejercicio: realizar ejercicio físico de forma regular, sobre todo andar. La movilización de los músculos de las piernas ayuda a impulsar la sangre hacia el corazón, evitando que se acumule y pueda dilatar las venas.
  • Evitar la ropa muy ajustada, debido a que esta interfiere en el retorno de la sangre hacia el corazón.
  • Evitar estar mucho tiempo en una misma posición, por lo cual se recomienda realizar pausas activas, caminando, cambiar de posición las piernas y antes de dormir levantarlas por unos minutos.
  • Medidas higiénicas: es recomendable, sobre todo cuando la piel está debilitada, la limpieza diaria con agua y jabón de las zonas afectadas, para evitar el riesgo de infecciones. Cuando han aparecido úlceras, deben hacerse curaciones limpiando la zona con suero fisiológico y aplicando cremas que contengan sustancias cicatrizantes y antibióticos.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Liberar estres

¿Estrés? 5 técnicas de relajación que te ayudarán a controlarlo

5 (100%) 1 voto A diferencia de lo que muchas personas creen, el estrés es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.