Inicio / Otros / Pectus excavatum también conocido como pecho de zapatero

Pectus excavatum también conocido como pecho de zapatero

1 (20%) 1 voto

El pectus excavatum, consiste en la depresión en grado variable del esternón y los últimos cartílagos costales hacia la parte posterior de la cavidad torácica, es una deformidad congénita en la región del esternón.

También es conocido como pecho de embudo, pecho de zapatero y pecho hundido.

Aproximadamente el 37 por ciento de las personas que presentan esta afección tienen un familiar cercano que también la padece, por lo que podría sea hereditaria, presenta mayor incidencia en los hombres que en las mujeres.

Algunas veces esta afección es solo considerada estética, pero en ocasiones dependiendo de la severidad puede impedir la función cardiaca y respiratoria causando dolor de pecho y espalda.

Causas de pectus excavatum

La causa exacta del pectus excavatum, todavía es desconocida, pero se responsabiliza a ciertas afectaciones a nivel intrauterino como raquitismos, anormalidades del músculo diafragmático y presiones intrauterinas.

Aunque la carga genética es la teoría que más cobra fuerza, debido a que más de un 30% de los portadores tienen antecedentes familiares de esta condición.

Esta malformación también está asociada a otras anormalidades de tipo musculo-esqueléticas como:

  • El síndrome de Marfan: debido a la anormalidad del tejido conectivo que se presenta en esta enfermedad.
  • Escoliosis: representado un 15% de quien padece esta afección puede sufrir de pectus excavatum debido a la curvatura anormal de la columna vertebral.

El pectus excavatum se debe a un crecimiento excesivo del tejido conectivo que une las costillas al esternón. Esto ocasiona que el esternón crezca hacia adentro. Como resultado, se presenta una depresión en el pecho sobre el esternón, el cual puede parecer bastante profundo.

Estudios recientes han revelado que los niños con defectos importantes también sufren problemas cardíacos y respiratorios. El pecho hundido restringe el volumen del pecho y no permite que el pulmón se expanda completamente.

Tener el pecho hundido también puede oprimir el corazón, reduciendo la circulación sanguínea y función cardíaca.

Síntomas

pectus excavatum

El síntoma  característico del pectus excavatum es que el paciente presenta un tórax en forma de embudo, que se puede detectar al momento del nacimiento, o en otras ocasiones se presenta de manera progresiva haciéndose más evidente con la edad.

También se puede notar:

  • Hombros inclinados hacia adelante
  • Barriga prominente
  • Cifosis marcada (curvatura fisiológica en la columna vertebral en la región dorsal)
  • Asimetría mamaria

Cuando esta deformidad se presenta de manera severa puede presentar otros síntomas como:

  • Falta de aire
  • Afectaciones cardíacas
  • Dolor en el pecho y espalda
  • Desplazamiento del corazón
  • Fatiga y cansancio

Diagnóstico

El diagnóstico inicial se da mediante la exploración física donde se puede observar el síntoma característico del pectus excavatum; dependiendo de sus molestias ocasionada es probable que le médico requiera de otros exámenes para evaluar que tan severo puede ser el problema como:

  • Tomografía axial computarizada
  • Radiografía de tórax
  • Resonancia magnética nuclear
  • Ecocardiograma

Estos exámenes proporcionan la descripción morfológica y topográfica del tórax, además de las posibles alteraciones anatómicas intratorácicas, con el fin de determinar su severidad.}

Tratamiento

pectus excavatum

El tratamiento adecuado para esta deformación congénita es la cirugía, donde se ha demostrado la mejoría de los síntomas, el buen funcionamiento de los órganos involucrados además de su mejoría estética.

Antes de realizar esta cirugía el médico aconseja fisioterapia preoperatoria con el fin de ayudar la flexibilidad del pecho, por medio de ejercicios y estiramientos.

Para operar también se requiere hallar el índice de Haller que se obtiene a través de una tomografía computarizada y se trata de una medición matemática que define el radio del diámetro transverso (la distancia horizontal del interior de la caja torácica) y el diámetro anteroposterior (la distancia más corta que hay entre las vértebras y el esternón).

Un Índice de Haller normal es de aproximadamente 2.5. Un Índice de Haller mayor de 3.5 se considera severo y se debe tener como opción la intervención quirúrgica.

Existen varios procedimientos quirúrgicos que son:

Técnica de Ravitch

La condroesternoplastia como también es llamada, es una cirugía invasiva que fue desarrollada por Mark M. Ravitch en la década de los años 1950 para tratar esta deformación. El abordaje quirúrgico en la mujer se realiza mediante una incisión inframamaria, mientras que en el varón se realiza esternal medial, para llegar al cartílago afectado. Se fractura el esternón hacia afuera y entonces se fija en la posición correcta por la línea de fractura, se coloca una placa de metal por detrás del esternón para mejorar la fijación y que no se hunda.

Técnica de Nuss

pectus excavatum

Esta técnica se desarrolló en la década de 1980 por Donald Nuss, esta técnica consta de realizar dos cortes pequeños a cada lado del pecho, debajo del nivel de los pezones, y una tercera incisión pequeña a través de la cual el cirujano inserta una cámara diminuta que permite guiar la colocación de una barra de metal ligeramente curvada tipo protesis,  una vez que la barra se encuentra en su lugar, debajo de los huesos y el cartílago de la caja torácica superior, se gira a fin de que la curva quede hacia afuera.

La prótesis queda fijada por sujeciones laterales y deberá permanecer puesta durante tres años, una vez cumplido este periodo se puede extraer sin correr riesgos de recidiva.

La corrección quirúrgica tiene una tasa de éxito excelente. Sin embargo, como toda intervención quirúrgica provoca cierto grado de dolor y conlleva el riesgo de infección y la posibilidad de que la corrección sea menos eficaz que lo esperado.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Liberar estres

¿Estrés? 5 técnicas de relajación que te ayudarán a controlarlo

5 (100%) 1 voto A diferencia de lo que muchas personas creen, el estrés es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.