Inicio / Alimentos y Suplementos / Intolerancia a la sacarosa, y cuales son los cambios en la dieta

Intolerancia a la sacarosa, y cuales son los cambios en la dieta

Califica este post

La intolerancia a la sacarosa consiste en una alteración que se produce a nivel digestivo, que también se traduce al déficit de sacarasa encargada de separar las dos moléculas de la sacarosa.

La falta de la enzima sacarasa en las vellosidades del intestino delgado provoca que la sacarosa (azúcar común) pase sin digerir al intestino grueso, donde es fermentada por las bacterias, produciendo gases, malestar, diarreas, e incluso sangrado.

Qué es la sacarosa

La sacarosa también denominada azúcar común, es un disacárido de glucosa y fructosa y la enzima encargada de hidrolizar este enlace es la sacarasa, también conocida como invertasa, que tiene como función principal en el organismo generar energía y transportar los carbohidratos.

Este disacarido se desdobla en sus dos azúcares monosacáridos constitutivos, glucosa y fructosa; Como resultado, las moléculas de glucosa y fructosa son absorbidas hacía el torrente sanguíneo. El consumo de sacarosa en grandes cantidades está relacionado con enfermedades, como la caries dental, debido a que las bacterias de la boca convierten los azúcares en ácidos que atacan el esmalte dental.

diagnóstico de la intolerancia a la sacarosa

Causas de la intolerancia a la sacarosa

La causa principal de la intolerancia a la sacarosa es el déficit de la sacarosa, que ayuda a la digestión del azúcar, este déficit se debe a un origen genético y esta afección está presente desde el nacimiento y se detecta al momento de introducir frutas o fórmulas infantiles a la dieta.

Existen personas con intolerancia hereditaria a la sacarosa, que por un problema genético, la sacarosa del organismo no se metaboliza correctamente provocando síntomas como náuseas, vómitos, pérdida de peso, problemas hepáticos e incluso hipoglucemia.

Por otro lado, existe la intolerancia a la sacarosa por mala absorción que es más común y que permite a las personas que la padecen consumir pequeñas cantidades de este disacárido (dependiendo del grado de intolerancia)

Síntomas

Los síntomas característicos de la intolerancia a la sacarosa son se dan a nivel intestinal, en la mayoría de personas se desarrollan entre 20 y 30 minutos después de comer o beber el producto alimenticio que la contiene; los síntomas son:

  • Dolor abdominal
  • Distensión gástrica
  • Diarrea
  • Malestar
  • Arritmias
  • Micosis
  • Heces flotantes y con mal olor
  • Hipoglucemia y dolores de cabeza

Los síntomas graves pueden llevar a la pérdida excesiva de peso y desnutrición, a la deshidratación y a la mala absorción de los alimentos.

intolerancia a la sacarosa

Diagnóstico

El diagnóstico suele ser un poco complicado debido a que los síntomas pueden asociarse a otro tipo de enfermedades como la celíaca o la intolerancia a otras sustancias.

Para el diagnóstico la prueba más empleada es el test de hidrógeno expirado, ya que las bacterias intestinales tienen la capacidad de descomponer los azucares liberando Hidrógeno; este pasa al torrente circulatorio y de aquí al pulmón, expulsándose finalmente al exterior mediante la respiración.

El test de Hidrógeno espirado consiste en la medición de hidrógeno en el aire que se respira tras la administración de un azúcar que nos sirve como sustrato según la finalidad del test.

Además de registrar los niveles de hidrógeno de cada muestra, se deben de interpretar los síntomas que vayan apareciendo en el paciente durante el test e intentar correlacionarlos con la mala absorción. También en función de los niveles de hidrógeno es conveniente clasificar la mala absorción en leve, moderada y grave así como los síntomas que ésta produce en el paciente.

La prueba de curva de glucemia tras la administración de sacarosa también puede ser útil aunque es menos específico y es más costoso y molesto para el paciente, ya que precisa extracciones de muestra de sangre antes de la sobrecarga y cada media hora durante las siguientes 2 o 3 horas.

También puede ser de gran utilidad efectuar una biopsia intestinal, con el fin de tomar una muestra de las vellosidades intestinales y analizar la cantidad de la enzima sacarasa presente.

Tratamiento

El tratamiento de la intolerancia a la sacarosa es principalmente un control exhaustivo de la dieta, identificando los productos que provocan esa intolerancia y evitar su consumo, lo cual es muy complicado puesto que infinidad de productos alimenticios, bebidas, frutas e incluso medicamentos que contienen sacarosa.

intolerancia a la sacarosa

A continuación se mencionan algunos de los alimentos que contienen sacarosa como:

  • Frutas como el mango, piña, melocotón, albaricoque, nectarina, higo.
  • Hortalizas como la zanahoria, remolacha, tomate y repollo ya que estas son las mas ricas en sacarosa
  • Bebidas azucaradas
  • Leche condensada, yogures, postres.
  • Pastelería, repostería y galletas
  • Cereales azucarados
  • Chocolates con adición de azúcar
  • Mermeladas, helados y caramelos.

Existen algunos edulcorantes que son utilizados como sustitutos.

También se aconseja que la persona afectada comience a probar de a poco los alimentos azucarados, tomando las mínimas cantidades de sacarosa aumentando de manera gradual.

En cualquier caso la dieta debe ser individualizada y ajustarse siempre a las necesidades reales de cada paciente, siendo el objetivo fundamental mejorar la sintomatología con la menor restricción dietética posible, ya que de lo contrario podemos alterar sin motivo la calidad de vida del paciente

En caso de que aparezcan de nuevo los síntomas se vuelve a reducir la ingesta para normalizar el organismo nuevamente.

Algunos niños con una forma grave de la enfermedad desarrollarán enfermedad hepática grave. Incluso la eliminación de la fructosa y la sacarosa de la dieta pueden no prevenir la enfermedad hepática grave en estos niños.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Alimentos para bajar los triglicéridos

10 alimentos que te ayudarán a bajar los triglicéridos

5 (100%) 1 voto Los triglicéridos son el principal tipo de grasa que se encuentra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.