Inicio / Sistema Nervioso / La hiperhidrosis y como puede afectar en la vida de quien la padece

La hiperhidrosis y como puede afectar en la vida de quien la padece

Califica este post

La hiperhidrosis es una enfermedad  caracterizada por la producción excesiva de sudor ecrino en uno o varios niveles del cuerpo, de forma crónica; condicionando las relaciones personales y las actividades sociales.

La transpiración es una función de la piel que supone la liberación de líquidos ricos en sales, por parte de las glándulas sudoríparas. Esta función sirve, fundamentalmente, para favorecer la termorregulación, es decir, para mantener constante la temperatura corporal a 37 º C.

En condiciones normales, el cuerpo detecta un aumento de temperatura, ya sea debido a un incremento del termómetro en el exterior, a una situación de estrés o a la realización de algún tipo de ejercicio, y envía una señal al hipotálamo (centro termorregulador del organismo).

El hipotálamo responde activando los mecanismos necesarios para que comience el proceso de sudoración y, al evaporarse el sudor de la piel, la refrescará y disminuirá la temperatura del cuerpo.

Este líquido cumple además otras funciones en el organismo como:

  • Lubricar
  • Permitir la identificación de un individuo
  • Eliminar ciertas toxinas producidas por el organismo (como el ácido láctico) y limpiar en cierta medida la superficie externa de la piel.

El cuerpo humano cuenta con un total de entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas, que se activan en la pubertad. Las glándulas sudoríparas localizadas en las palmas de las manos, plantas de los pies, cráneo, rostro y axilas son especialmente sensibles a los estímulos psicológicos.

Tipos de hiperhidrosis

Según las regiones afectadas por exceso de transpiración, se distinguen: sudoración palmar, sudoración plantar, sudoración axilar y sudoración facial; pero según la causa se clasifica en:

Hiperhidrosis primaria: no se conoce la causa y puede presentarse en cualquier momento de la vida.

Hiperhidrosis secundaria: se presenta como síntoma de alguna enfermedad subyacente, En este caso, la transpiración puede darse de forma generalizada, o localizarse en zonas concretas del cuerpo, además puede aparecer en diferentes momentos de la vida, como por ejemplo cuando aparece la menopausia.

Síntoma de hiperhidrosis

Causas de hiperhidrosis

La hiperhidrosis primaria se relaciona claramente con una hiperactividad simpática y un exceso de respuesta sudomotora.

Algunos hábitos como el consumo de bebidas alcohólicas,  nicotina, cafeína, algunas comidas o ciertos olores pueden activar la hiperhidrosis.

Las situaciones de tensión, como la excitación y los nervios suelen disparar los síntomas de esta afección; además las personas en esta situación al detectar que están sudando excesivamente se ponen nerviosos, agudizando los síntomas  y sudan más profusamente.

La hiperhidrosis secundaria como se mencionó anteriormente se presenta debido a enfermedades subyacentes como:

  • Alteraciones del funcionamiento de la médula espinal.
  • Neuropatías periféricas.
  • Lesiones cerebrales.
  • Lesiones tumorales intratorácicas.
  • Problemas sistémicos (feocromocitoma, parkinson, tirotoxicosis, entre otros).
  • Intoxicaciones de mercurio.
  • Cáncer
  • Cardiopatía
  • Hipertiroidismo
  • Menopausia

Consecuencias

Las acciones cotidianas en ocasiones se ven afectadas y los pacientes se ven obligados a modificar sus costumbres. Cuestiones tan básicas como hacer deporte, conducir (el volante u otros instrumentos se escurren fácilmente de las manos) o elegir la ropa (el sudor deja marcas en las prendas y estas se estropean con rapidez) suponen una suma de impedimentos que pueden terminar afectando la autoestima del paciente y suponiendo para él una barrera a la hora de establecer relaciones con las personas de su entorno, o incluso modificar su personalidad.

La hiperhidrosis y la bromhidrosis

hiperhidrosis y bromhidrosis

La bromhidrosis (o bromohidrosis u osmhidrosis) es el mal olor corporal, usualmente asociado a la hipersudoración, que, por mucho desodorante, antitranspirante o perfume que utilicen y a pesar de que se laven casi constantemente, el hedor permanezca la mayor parte del tiempo.

La afección es causada por un mal funcionamiento de las glándulas apocrinas, localizadas principalmente en las axilas, los genitales y el pecho. No es que se produzca más sudor sino que la secreción de estas glándulas tiene ceramidas distintas. Cuando ese sudor entra en contacto con las bacterias que todos tenemos en la piel, la descomposición produce amonio y ácido graso, lo que genera el fuerte olor.

Diagnóstico

Existen algunas pruebas diagnósticas como:

La prueba del yodo-almidón: que consiste en la aplicación de yodo en la zona de transpiración seguida de la aplicación de almidón (una vez se haya secado el yodo). Las zonas que presenten un exceso de sudoración se tornarán de color azul.

La prueba del papel: Se coloca un papel especial en la zona afectada para absorber el sudor, y después se pesa. Cuanto más peso tenga, mayor cantidad de sudor se habrá absorbido.

Análisis de sangre: esta es utilizada para descartar otro tipo de enfermedades que pueden ocasionar la sudoración excesiva como problemas en la glándula tiroides u otras afecciones.

Tratamiento

tratamiento para la hiperhidrosis

Existen diversos tratamientos que dependerán del grado de hiperhidrosis que sufra cada paciente como:

Cloruro de Aluminio: Consiste en la aplicación de soluciones antitranspirantes con mayor concentración de cloruro de aluminio. Puede resultar efectivo sólo para hiperhidrosis axilar, y en menor medida para hiperhidrosis palmar y plantar. Este tratamiento puede generar irritación en la piel y existe cierta posibilidad de padecer cáncer de mama cuando es aplicado de manera continua en las axilas.

Iontoforesis: Consiste en pasar corriente eléctrica de bajo voltaje a través de la piel. Esto hace que las proteínas superficiales de la piel se coagulen y bloqueen parcialmente los conductos sudoríparos.

Toxina botulínica tipo A: Es una neurotoxina que bloquea la transmisión sináptica del neurotransmisor acetilcolina. Este neurotransmisor es necesario para que las glándulas sudoríparas reciban la señal para comenzar a trabajar. El tratamiento se basa en la aplicación de la toxina en las zonas donde se da la hipersudoración, de modo que los nervios que llegan a las glándulas queden bloqueados.

Cirugía

Se denomina simpatectomía por toracoscopia, se emplea en pacientes que no han respondido a otros tratamientos, y es efectiva principalmente para los casos de hipersudoración de cara y manos.

La operación se realiza por laparoscopia  y consiste en cortar de forma irreversible la comunicación entre los nervios y nódulos que activan la sudoración y las glándulas sudoríparas.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

tipos de neurofibromatosis

Las neurofibromatosis, y quienes pueden padecerlas

Califica este post Las neurofibromatosis son trastornos genéticos hereditarios del sistema nervioso en la cual se forman tumores debido a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.