Inicio / Vista / Escleritis, inflamación crónica de la esclera que afecta la visión

Escleritis, inflamación crónica de la esclera que afecta la visión

Califica este post

La escleritis es la inflamación crónica de la esclera, o esclerótica, una membrana blanca y gruesa que constituye la parte más externa del globo ocular, suele ser dolorosa y potencialmente peligrosa.

No se debe confundir la escleritis con la epiescleritis. La epiesclera es la membrana más externa de la esclera y permite la movilidad ocular y su deslizamiento con las estructuras orbitarias vecinas; es una condición menos grave.

Los tejidos duros y fibrosos de la esclerótica forman una capa exterior de protección para el ojo y cubren el 83 por ciento de la superficie del ojo.

En casi la mitad de los casos, la escleritis se asocia con un trastorno subyacente autoinmune como la artritis reumatoide.

La escleritis se clasifican en:

Escleritis anterior: es la forma más común, representando aproximadamente el 98% de los casos; este a su vez se subdivide en:

  • Anterior difusa: Inflamación profunda de los tejidos esclerales en el ojo. La causa más frecuente es el autoataque inmunitario que caracteriza a las diversas enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, la escleromalacia perforante, la espondilitis anquilopoyética, el herpes zoster etc.
  • Anterior nodular: En esta forma aparecen pequeñas protuberancias rojas en forma de nódulos. Tiene cerca de un 20% de riesgo de transformarse en escleritis necrotizante.

Escleritis posterior: afecta a la parte trasera del ojo, es más rara. En este tipo se produce la inflamación de la inserción de los músculos lateral y medial del ojo.  Personas con éste tipo de escleritis pueden tener dolor y sensibilidad. Ésta forma puede causar complicaciones que resultan en un desprendimiento de retina y un glaucoma de ángulo cerrado

Causas de la esclertitis

causas de escleritis

La inflamación de la esclerótica con frecuencia está asociada con enfermedades autoinmunitarias, como artritis reumatoidea y lupus eritematoso sistémico.

Los traumatismos locales sobre el ojo pueden favorecer la aparición de la escleritis. Otra de las causas por la que se puede desencadenar una escleritis es una intervención quirúrgica ocular, siendo el riesgo mayor en las personas que tienen una enfermedad sistémica o autoinmune subyacente.

También existen infecciones en las que puede haber manifestaciones oculares en forma de escleritis. Ejemplos de estas infecciones son la sífilis, la tuberculosis, la enfermedad de Lyme o el herpes zóster.

En raras ocasiones, puede ser causada por un hongo o un parásito y otras veces se desconoce la causa de la escleritis.

Síntomas

Los síntomas característicos de la escleritis son:

  • Enrojecimiento de la esclerótica y la conjuntiva, en ocasiones cambiando a un color púrpura.
  • Dolor ocular severo, que puede irradiarse cara el templo o bien la quijada. El dolor con cierta frecuencia se describe como profundo o bien desganado.
  • Fotofobia y lagrimeo.
  • Disminución de la agudeza visual, que puede causar ceguera.

Según el tipo de escleritis los síntomas pueden ser más o menos intensos. En la escleromalacia perforante, un tipo de escleritis anterior necrotizante, puede haber alteraciones visuales por un cambio de forma del globo ocular. En la escleritis posterior el ojo no tiene por qué estar rojo, y el dolor puede ser difícil de localizar.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace por medio del oftalmólogo mediante una examinación ocular completa con lámpara de hendidura. Observará edema de la esclera y dilatación de los vasos profundos de la epiesclera.

Un hemograma completo permite detectar signos de infección y actividad inmunitaria.

La exploración con lámpara de hendidura y por oftalmoscopia se pueden complementar con otras pruebas. La ecografía del ojo puede detectar el engrosamiento de la esclera y evaluar también la parte posterior del globo ocular. La TC (tomografía axial computarizada) y la RMN (resonancia magnética nuclear) se podrían solicitar en las situaciones en las que se sospeche que hay enfermedad orbitaria adicional.

como se trata la escleritis

Tratamiento

El tratamiento varía en función del tipo de escleritis, en la mayoría de los casos esta inflamación se puede tratar a través del empleo de fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la inflamación.

El tratamiento debe ser realizado por un oftalmólogo experto en el manejo de este tipo de cuadros, en colaboración habitualmente con un reumatólogo o un internista, según la enfermedad de base asociada.

En casos más severos, una cirugía puede ser necesaria para reparar los tejidos esclerosos y evitar una mayor pérdida de la visión.

Si la escleritis es de causa infecciosa, se realizará tratamiento dirigido a la infección concreta que la produzca.

La escleritis no puede prevenirse,  pero si es causada por alguna infección esta sí puede prevenirse.

En la mayoría de los casos, la afección desaparece sin tratamiento, pero puede reaparecer.

El trastorno causante de la escleritis puede ser grave. Sin embargo, puede que no se descubra la primera vez que usted tenga el problema. El desenlace clínico dependerá del trastorno específico.

Complicaciones

escleritis

En ciertos casos, la escleritis puede conducir a la formación de protuberancias. En los casos graves la esclerótica se adelgaza tanto que el globo ocular está bajo riesgo de perforación.

Otra de las complicaciones de la escleritis es el daño de la córnea, que es la capa transparente que se ubica delante del iris y la pupila, que actúa como escudo protector del ojo, protegiéndolo del polvo, de los gérmenes y de otros factores de riesgo; además controla el enfoque y la entrada de luz al ojo.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

orzuelos

Orzuelos y algunos remedios naturales efectivos para tratarlos

Califica este post Los orzuelos son pequeños abscesos, que se  localizan superficialmente, en la glándula de Zeiss ( glándula …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.