Inicio / Piel / Costra láctea, como afecta la piel del bebé y su tratamiento

Costra láctea, como afecta la piel del bebé y su tratamiento

2 (40%) 1 voto

La costra láctea o dermatitis seborréica, un trastorno de la piel que aparece en algunos bebés en los primeros tres meses de vida en aquellas zonas donde hay un gran número de glándulas sebáceas.

Es relativamente habitual en recién nacidos y niños de hasta tres años de edad y genera escamas gruesas de color blanco o amarillo que se forman sobre el cuero cabelludo. Algunos niños solo presentan escamas en un área reducida, mientras que otros tienen todo el cuero cabelludo cubierto de escamas.

También puede aparecer en los pliegues de la piel, en la frente, en el entrecejo, en las cejas, en la zona que rodea la boca y en la parte posterior e interior de las orejas llamándose en estas zonas dermatitis seborreica, al igual que en los adultos.

costra láctea

La costra láctea no es contagiosa ni indicadora de una falta de higiene. La mayoría de las veces, desaparece por sí sola. De todos modos, en los casos más graves o persistentes, el pediatra puede recomendar utilizar champús o lociones formulados.

Causas de la costra láctea

Se desconoce cuál es la causa exacta de la costra láctea, aunque algunos investigadores creen que puede estar provocada por:

Alteración hormonal: Los bebés que tienen costra láctea tienen unos niveles de hormonas normales. Sin embargo, es llamativo que a partir del tercer mes de vida la dermatitis seborreica desaparezca en todos los casos. Se piensa que durante ese tiempo las hormonas de la madre todavía están presentes en la sangre del bebé y pueden aumentar la producción de sebo en la piel.

Aumento de sebo en la piel: Algunos investigadores creen que puede estar provocada por una producción excesiva de la grasa propia de la piel (o sebo) por parte de las glándulas sebáceas y de los folículos pilosos.

Infección por Malassezia furfur: Es un hongo que se encuentra de forma natural en la piel;  Cuando existe un exceso de grasa el hongo se multiplica y altera el ecosistema cutáneo.

Alteración del sistema inmunológico: las defensas celulares de la piel del bebé se activan de forma exagerada y producen el enrojecimiento característico de la costra láctea, que en muchos casos es leve.

Síntomas

síntomas de costra láctea

Esta alteración aparece en el bebé a partir de la primera semana de vida  y puede extenderse hasta los tres meses.

La costra láctea tiene un aspecto diferente en cada bebé. Puede aparecer de forma concentrada, formando racimos o áreas pegadas entre sí, o se puede desarrollar en partes del cuerpo distantes entre sí. Los síntomas que presentan las zonas afectadas son:

  • Escamas gruesas, con costra, amarillas o marrón en el cuero cabelludo del bebé
  • Las escamas también puede estar presente en los parpados, orejas y alrededor de la nariz
  • En ocasiones causa picor. Los bebés más grandes suelen rascarse las áreas afectadas causando enrojecimiento, sangrado y formación de costras.

Diagnóstico

El diagnóstico es netamente clínico; basta con una exploración física y revisión de la historia clínica del bebé.

No se recomienda la realización de cultivos de hongos para detectar M. furfur, ya que es un hongo que vive normalmente en la piel sana, por lo que los resultados siempre podrán ser positivos y no tendrían una relevancia en el diagnóstico y por ende en el tratamiento a seguir.

Si la costra láctea permanece por más de tres meses es importante consultar con el pediatra, ya que podría tratarse de una dermatitis atópica y puede afectar otras partes del cuerpo.

Tratamiento

tratamiento para la costra láctea

Aunque la mayoría de casos de costra láctea no requieren tratamiento, existen lociones y cremas que pueden mejorar y eliminar la costra láctea por completo.

Algunas opciones para el tratamiento son:

Aplicar aceite o vaselina:  El aceite para bebés o la vaselina deben aplicarse con un masaje y mantenerse durante al menos media hora. Después, conviene lavar el cabello con un champú neutro para bebés. Este proceso ayuda a aflojar las escamas y mejorar la circulación.

Corticoides tópicos: en los casos de costra láctea con enrojecimiento se puede recomendar cremas de corticoides suaves (como la hidrocortisona 1%) que regulen la inflamación y disminuyan la producción de escamas. El pediatra es quien determina el tiempo de aplicación.

Antifúngicos tópicos: se llaman así a las cremas que se utilizan para tratar los hongos en la piel. Una de las más utilizadas es la crema de ketoconazol 2%, que eliminaría el exceso de hongos de la piel y regularía la inflamación.

Prevención

La costra láctea no es una alteración de la piel que se pueda prevenir. Su origen no está del todo aclarado y al tratarse de una alteración limitada a los tres primeros meses de vida no se le ha dado mucha importancia, además que es una característica más de la piel del recién nacido.

Existen varios puntos de vista sobre este tema, ya que retirar las costras puede ayudar a otros tratamientos a penetrar mejor, pero a veces produce heridas en el cuero cabelludo del bebé. Lo más recomendable es retirarlas siempre con un aceite para evitar traumatismos y si están adheridas a la piel del cuero cabelludo dejarlas para evitar infecciones posteriores.

Es importante contactar un profesional si:

  • Las escamas en el cuero cabelludo del bebé u otros síntomas cutáneos no desaparecen o empeoran después de los cuidados en el hogar.
  • Los parches drenan líquido o pus, forman costras o se tornan muy dolorosos o rojos.
  • El bebé presenta fiebre (puede deberse a una infección que empeora).

Sobre Susana Caballero

Mira también...

tratamientos de belleza caseros

5 tratamientos de belleza caseros ¡En menos de cinco minutos!

Califica este post ¿Has visto la cantidad de tratamientos de belleza que existen?, ¿qué te …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.