Inicio / Cabello / Cabello graso, sus cuidados y algunos remedios

Cabello graso, sus cuidados y algunos remedios

Califica este post

Un cabello graso es cuando hay una producción excesiva de grasa capilar. En el peor de los casos, las glándulas sebáceas pueden ahogar la raíz capilar, causando una caída excesiva del cabello o la aparición de caspa.

El cabello se ensucia a diario  acumulando polvo, hollín y diversas partículas que se encuentran en el ambiente; por lo cual se requiere de lavados frecuentes o de lo contrario se podría padecer de alguna infección. A pesar del cuidado diario del cabello hay personas que siempre tiene el cabello grasoso con un aspecto de suciedad, esto se debe a que las glándulas del cuero cabelludo están produciendo exceso de sebo.

En las raíces del cabello se encuentran las glándulas sebáceas, que provocan la secreción de una sustancia grasa, la grasa capilar. Ésta es muy beneficiosa para la fibra capilar puesto que hace que el cabello esté suave y se vea saludable, lo protege de la sequedad y por lo tanto de la rotura.

A qué se debe  el aumento de producción de sebo

Lavado inadecuado: El lavado frecuente sin necesidad y con un champú no adecuado puede hacer que el pelo se limpie en exceso, eliminando los aceites protectores del cabello. Debido a esto, el cuero cabelludo produce más aceite para compensar, dando lugar a un cabello graso.

Factores genéticos: El sebo en el cabello puede estar relacionado con un factor hereditario.

Hormonal: Las hormonas también pueden desempeñar un papel en el pelo graso. Durante los momentos de desequilibrio hormonal, por ejemplo, durante la pubertad, el embarazo o el periodo, los niveles hormonales pueden hacer que las glándulas sebáceas produzcan exceso de sebo. El exceso de sebo producido por las glándulas sebáceas hace que el cabello sea más graso de lo que es en realidad. A medida que las hormonas se equilibran de nuevo, cae la producción de sebo, y problemas con el pelo graso puede disminuir o desaparecer.

Enfermedades:Algunas enfermedades también pueden aumentar la producción de sebo en el cuero cabelludo, lo que da como resultado un mayor riesgo de desarrollar el cabello graso.

Cualquier enfermedad o trastorno que afecte a la glándula suprarrenal o pituitaria, testículos o los ovarios puede resultar en un aumento de la producción de sebo.

Cabello lacio y muy fino: Cada pelo tiene dos o tres glándulas sebáceas que lo irrigan y humectan; si éste es demasiado fino no llega a utilizar toda esta grasa natural y el exceso se deposita en su superficie, como resultado da lugar a un cabello graso.

Los excesos son contraproducentes y conviene adecuar los cuidados del cabello a cada persona.

Los peines: Peinar y cepillar el cabello en exceso estimula la producción de grasa en el cuero cabelludo, además de extenderla por todo el cabello.

Champú: El lavado frecuente con un tipo de champú inadecuado para el tipo de cuero cabelludo que se tiene, puede eliminar los aceites protectores del cabello y por ende se produce más aceite para compensar esa perdida.

Nutrición: Los alimentos grasos y aceitosos, así como los alimentos con muchos conservantes, pueden conducir a un exceso de producción de grasa. Sin embargo, el consumo de alimentos de buena calidad, así como alimentos con vitaminas y minerales puede ayudar a reducir la acumulación de aceites en el cuero cabelludo.

sebo en el cabello

Consejos para el cabello graso

  • Se debe visitar el dermatólogo quien se encargara de recomendar el champú adecuado, además puede recetar medicamentos que contengan ácido retinoico (molécula derivada de la vitamina A), que se encarga de regular la secreción de las glándulas sebáceas.
  • Aplicar productos capilares que se encarguen de reequilibrar la secreción de grasa en el cabello
  • Las algas o las plantas como la ortiga, la camomila o el romero, regulan la producción de grasa capilar y calman el cuero cabelludo
  • Lavar el cabello con frecuencia, pero no todos los días. El lavado diario puede hacer que los aceites capilares sean despojados demasiado rápido, animándolos a regresar, ya que incluso se genere más grasa para compensar la pérdida.
  • Evitar los acondicionadores y en caso de usarlos que sea solo en las puntas.
  • Peinar el cabello solo cuando sea necesario, para evitar estimular las glándulas cebáceas del cuero cabelludo.
  • Evitar lavar el cabello con agua caliente ya que retira los aceites del cabello haciendo que el cuero cabelludo los reponga inmediatamente.
  • Usar champús traslucidos y evitar productos capilares demasiado cremosos.
  • El cabello graso hace que el cuero cabelludo se irrite y sea particularmente sensible. Para no irritarlo más, evita el estrés y hacer un uso excesivo del secador así como las trenzas o los moños demasiado tensos.

Existen algunos tratamientos caseros que ayudan al cabello graso, todos deben ser aplicados justo después de lavarse el cabello y no se enjuagan

te de menta para cabello graso

  • Infusión de té de menta, en una taza de agua hirviendo y uno o dos saquitos de té de menta.
  • Enjuague de limón mezclándolo con agua tibia
  • Enjuague de vinagre diluyendo un cuarto de taza de vinagre de manzana con 2 tazas de agua
  • Enjuague bucal ayuda a reducir las bacterias del cuero cabelludo, tal como hace con las de la boca. Diluir una parte de enjuague bucal en 9 partes de agua tibia, y aplicar sobre el cuero cabelludo con un algodón.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

consejos para el cabello seco

Cabello seco y algunos remedios naturales

Califica este post El cabello seco es el que aparece sin brillo, de aspecto enfermizo, quebradizo y que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.