Inicio / Sexualidad / Virus del papiloma humano, una enfermedad de transmisión sexual

Virus del papiloma humano, una enfermedad de transmisión sexual

Califica este post

El virus del papiloma humano es la infección de transmisión sexual (ITS) más común. El VPH es un virus distinto al del VIH-SIDA y virus del herpes simple. El VPH es tan común que casi todos los hombres y todas las mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida. Hay muchos tipos distintos de VPH. Algunos tipos pueden causar problemas de salud como verrugas genitales y cánceres. Pero hay vacunas que pueden evitar que estos problemas de salud ocurran.

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) constituye actualmente la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más prevalente en el mundo. Esta infección es causada por más de 150 tipos de virus, y sus síntomas principales son la aparición de verrugas en las manos, los pies y los genitales, donde se las conoce también con el nombre de condiloma acuminado.

El virus del papiloma humano fue descrito por primera vez en el año 1935 por el Dr Francis Peyton Rous, quien había demostrado la existencia de un virus con poder oncogénico (es decir, capaz de inducir la formación de tumores) que causaba cáncer en la piel de los conejos, y cuya descripción coincidía con el papilomavirus.

Clasificación del virus del papiloma humano

Existen diversos serotipos del virus y se clasifican según la capacidad que tiene de provocar la transformación maligna de las células que infectan, degenerando en una neoplasia o cáncer.

La actividad transformadora del virus se debe a la acción de dos proteínas constitutivas llamadas oncoproteínas E6 y E7, que interactúan con una gran variedad de receptores que participan en diversos procesos biológicos, como la muerte celular programada o apoptosis, y la división, proliferación y diferenciación celular, entre otros.

Los serotipos de virus de papiloma humano de alto riesgo incluyen el 16 y el 18, que causan aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales. Otros virus de alto riesgo son 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73 y 82.

Los serotipos considerados de bajo riesgo son los papilomavirus 6 y 11, que causan alrededor del 90% de las verrugas genitales, que rara vez se convierten en cáncer. Las verrugas genitales pueden parecer protuberancias o crecimientos que a veces tienen forma de coliflor. Pueden aparecer semanas o meses después de la exposición a una pareja sexual infectada.

Como se transmite el virus del papiloma humano

Se  puede contraer el VPH al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona que tenga el virus. Se transmite con mayor frecuencia durante las relaciones sexuales vaginales o anales. El virus del papiloma humano puede transmitirse incluso cuando la persona infectada no presenta signos ni síntomas.

Toda persona sexualmente activa puede contraer el VPH, incluso si tiene relaciones sexuales con una sola persona. También es posible que presente los síntomas años después de tener relaciones sexuales con una persona infectada, lo que dificulta saber cuándo se infectó por primera vez.

Existen factores de riesgo que aumentan el riesgo de infectarse:

  • Tener múltiples parejas
  • Mantener relaciones con parejas promiscuas
  • Tener relaciones sexuales sin protección.

Fases de la infección

  • Infección latente:el papilomavirus se encuentra infectando las células o tejidos, los cuales son aún aparentemente normales y el paciente carece de manifestaciones clínicas; aun así el virus está presente y solo puede ser detectado mediante técnicas de biología molecular como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).
  • Infección subclínica:el papilomavirus ha causado pequeños cambios microscópicos en las células epiteliales del cuello uterino o cérvix; esto se conoce como cambios coilocíticos o displasia, que se pueden evidenciar en las citologías de rutina o en una biopsia del tejido afectado. En esta fase de la infección la presencia del virus se puede detectar también macroscópicamente en un examen ginecológico de rutina mediante el empleo de una solución con yodo o con ácido acético; si se observan cambios de coloración es altamente probable la presencia de una lesión premaligna.
  • Infección clínica:caracterizada por la presencia de tumores malignos; el virus es capaz de multiplicarse rápidamente, pudiendo causar infección de otros tejidos vecinos.

El virus del papiloma humano en hombres

Aunque la mayoría de los hombres infectados con el virus del papiloma no presenta síntomas, el virus del papiloma humano también puede causar verrugas genitales en los hombres, al igual que en las mujeres y suelen aparecer alrededor del ano, en el pene, en la piel que cubre los testículos (escroto), en la región inguinal, en los glúteos, o en los muslos. Las lesiones pueden aparecer en un tiempo que va desde semanas a meses después del contacto sexual con la persona infectada.

VPH en hombres

Es importante que los hombres entiendan cómo reducir los riesgos de infección por este virus, ya que puede aumentar el riesgo de contraer cáncer genital, aunque esto no sea lo más frecuente.

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección por el virus del papiloma humano se deben realizar las siguientes pruebas:

Examen microscópico: Por medio de la citología,se saca una muestra del cuello del cérvix y se observa por medio de un microscopio se observa las células sospechosas con cambios coilocíticos, usando la tinción de Papanicolaou. Se pueden tomar biopsias de lesiones por medio de una citología dirigida por colposcopia.

Examen macroscópico: comprende la observación directa de las verrugas genitales; se puede utilizar ácido acético, que tiñe de blanco las lesiones. Así mismo, se observa mediante colposcopia del cuello uterino y la vagina, previamente teñida con yodo o ácido acético.

Detección directa del material genético del virus por técnicas de biología molecular, que amplifican el ADN del virus y permiten la identificación de los distintos serotipos.

Tratamiento

Existe un tratamiento para los cambios celulares anormales en el cuello del útero causados por el virus del papiloma humano, los tratamientos más comunes son:
Colposcopía: Una colposcopía es una manera de lograr una vista aumentada del cuello del útero. Se usa para detectar células anormales en el cuello del útero y en las áreas cercanas a él. Durante un procedimiento de colposcopía, el proveedor de atención de la salud usa un colposcopio, un instrumento que se asemeja a unos binoculares con luz montado sobre un trípode. Consiste en eliminar el tejido afectado con forma de cono del cuello uterino, utilizando para ello el bisturí. Aunque ya no es el tratamiento de elección para lesiones pre-cancerosas, todavía puede utilizarse en casos de lesiones que no pueden tratarse de otra forma, o cuando se sospecha de cáncer. Tiene una efectividad del 94%.

Virus del papiloma humano

Crioterapia: Es un tratamiento para las células anormales del cuello del útero. Consiste en aplicar un químico muy frío en el cuello del útero para congelar las células. Este procedimiento permite que vuelvan a crecer células nuevas normales en la misma zona. También se usa para eliminar verrugas y otras formaciones en distintas partes del cuerpo. Tiene una efectividad que va del 85 al 95%, y solo se emplea en el caso de lesiones pequeñas de aproximadamente 20 milímetros o menos y que no se extienden dentro del canal del cuello uterino.

Escisión electro-quirúrgica por asa: Elimina el tejido anormal usando un asa de alambre fino que transmite corriente eléctrica. Tiene una efectividad del 95% para la eliminación de la lesión.

Prevención

vacuna contra el virus del papiloma humano

Para prevenir la infección por el VPH (virus del papiloma humano), además de limitar los factores de riesgo, como evitar la promiscuidad y las relaciones sexuales sin protección, los especialistas recomiendan:

vacuna contra el VPH.

  • Gardasil: Consiste en una suspensión inyectable de las proteínas L1 purificadas de cuatro serotipos del virus: 6, 11, 16 y 18.
  • Cervarix: Contiene una suspensión de la principal proteína antigénica que proviene de la cápside de los tipos oncogénicos 16 y 18, esta es la proteína L1 causantes de  cáncer de cuello uterino, neoplasia cervical intraepitelial (NIC) 1 y 2, así como el adenocarcinoma in situ.

Abstenerse del juego sexual en el que hay contacto piel con piel.

Tener relaciones sexuales vaginales o anales, con la protección adecuada como el uso de condones, reduciendo en gran medida el riego de infección por el virus del papiloma humano.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Método anticonceptivo mirena

Mirena, dispositivo Intrauterino hormonal, una buena opción anticonceptiva

Califica este post El Mirena es un dispositivo intrauterino (DIU),que actúa como método anticonceptivo por …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.