Inicio / Otros / Cómo controlar la hipertensión arterial. Muy interesante

Cómo controlar la hipertensión arterial. Muy interesante

Califica este post

La hipertensión arterial (HTA) o presión arterial alta es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias, a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo.

 Es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias.

cardiopatía

 La presión arterial es considerada normal cuando es menor a 120/80 mmHg; y es considerada alta cuando la presión arterial sistólica es de  140 mmHg ó superior y una presión arterial diastólica de 90 mmHg.  Estac condición es un factor de riesgo muy importante para el desarrollo futuro de enfermedad vascular (enfermedad cerebrovascular, cardiopatía coronaria, insuficiencia cardíaca o renal).

Esta fisiopatología puede darse por:

  • Factores estructurales: disminución de la distensibilidad de los grandes vasos.
  • Factores funcionales: el tono vascular es regulado por factores como:

             – Sodio: en personas adultas hace disminuir la presión arterial más que en jóvenes.

             – La producción de renina es menor en un riñón envejecido.

             – Existe un aumento de noradrenalina circulante, junto con una disminución en receptores beta-adrenérgicos,                  lo que implica un aumento del tono alfa adrenérgico.

Principales factores de riesgo para una persona con hipertensión arterial

  • Edad y el sexo: el riego de padecer una enfermedad cardiovascular aumentan con el paso de los años y es más frecuente en hombres que en mujeres. La prevalencia de la hipertensión arterial en el hombre aumenta progresivamente hasta los 70 años. En mujeres, el incremento mayor se produce a los 50 años, aumentando progresivamente hasta los 80.
  • Tabaquismo: El consumo de tabaco aumenta el riego de cardiopatía isquémica, de accidente cerebrovascular (ACV) a todas las edades, pero tiene especial importancia en las personas más jóvenes ya que este factor aumenta al doble el riesgo de muerte cardiovascular.
  • Obesidad: El índice de masa corporal está asociado a un incremento de cardiopatía isquémica, aunque un régimen hipocalórico en un obeso con hipertensión arterial está acompañado de una baja de la presión.
  • Grasas y lipoproteínas: las grandes concentraciones de colesterol total se asocia a incrementos en el riesgo de una cardiopatía isquémica.
  • Alcoholismo: un exceso en el consumo de alcohol puede causar otros trastornos cardíacos y se asocia a un aumento del riesgo de un accidente cerebrovascular.

Como se diagnóstica la hipertensión arterial

esfigmomanometro

Se realiza mediante la toma de la presión arterial y ha de efectuarse en forma estandarizada con materiales de medición apropiados. El más utilizado es el esfigmomanómetro de mercurio con un manguito cuya cámara de aire abarque al menos el 80% de la circunferencia del brazo.

Hipertensión de bata blanca: aumento transitorio de la presión arterial que se produce en algunas personas en entornos como hospitales o por la ansiedad del encuentro con el médico, esto genera un estrés involuntario  aumentando la presión arterial.

Pseudohipertensión: Se define como un falso resultado en consecuencia de la rigidez de la pared de los vasos arteriales de los adultos mayores. Se detecta cuando al momento de tomar que consiste en inflar el manguito por encima de la presión máxima del paciente una vez que se palpa la arteria radial a la altura de la muñeca, se pierde el pulso radial, pero continúa palpándose la arteria, signo inequívoco de un aumento de la rigidez de la pared de la misma.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es disminuir la morbimortalidad cardiovascular. Esto se logra mediante la normalización de la presión arterial y el control de otros factores de riesgo cardiovasculares, sin provocar otras enfermedades físicas, psíquicas o sociales.

Este objetivo se obtiene, en algunos casos, con modificaciones en el estilo de vida y en otros, es necesario el uso de medicamentos. En ambas situaciones, es necesaria la educación del paciente y de su ámbito familiar.

comer saludable

Estilo de vida:

Las principales medidas no farmacológicas para normalizar la presión arterial son

  • Reducción en la ingesta de sodio (sal) de tal manera que no se sobrepasen los 100 mmol/día, disminuirá significativamente los niveles de presión arterial, especialmente la sistólica, por la especial sensibilidad sódica que se observa en personas.
  • Reducción en el consumo de bebidas alcohólicas se asocia a resistencia al tratamiento antihipertensivo, así como a infarto cerebral.
  • Reducción de peso si la persona con hipertensión arterial tiene problemas de sobrepeso
  • Realizar ejercicio, en personas adultas se recomiendan ejercicios en los cuales no se dé una exagerada demanda energética y no se provoque marcado trauma articular.
  • Si se tiene el hábito de fumar, abandonar el tabaquismo.

Tratamiento farmacológico:

Si con el cambio en el estilo de vida la hipertensión arterial no disminuye hasta sus niveles normales se debe reforzar el tratamiento con medicamentos farmacológicos, teniendo en cuenta que la reducción de la presión arterial debe ser gradual y mantenida, el tratamiento debe ser sencillo empleando el menor número de fármacos y elegirlos evitando efectos adversos e interacciones con medicamentos como anti-inflamatorios no esteroides, y se debe utilizar preferiblemente un solo principio activo.

Diurético

Efectivos en la disminución tanto de la presión sistólica como la diastólica. Los efectos adversos más importantes son a nivel del perfil lipídico, potasio y creatinina. Además pueden predisponer a la presentación de incontinencia urinaria.

Betabloqueadores: Un betabloqueante es un fármaco que bloquea el receptor beta adrenérgico, que se encuentra fundamentalmente en el corazón de tal forma que impide la unión de la catecolamina encargado de la regulación del sistema nervioso con los receptores adrenérgicos evita su estimulación. El efecto final es una reducción de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la contractilidad (fuerza del corazón) favoreciendo la diástole (llenado) cardíaca y con esto mejorando la función del corazón y el flujo de sangre a las arterias coronarias.

Calcio-antagonistas: Los antagonistas del calcio (AC) son fármacos de primera línea para el tratamiento de la hipertensión arterial. Múltiples estudios de morbimortalidad demuestran que son fármacos con una excelente capacidad hipo-tensora, capaces de revertir lesiones subclínicas de órganos diana como la hipertrofia a ventricular izquierda o la micro albuminuria.

Inhibidores de la Enzima Convertidora de la Angiotensina (ECA): Estos medicamentos hacen que el corazón trabaje con menor intensidad, al reducir la presión arterial. Bloqueando  los efectos de una hormona producida naturalmente por los riñones denominada angiotensina II. Al bloquear el efecto de la angiotensina II, los IECA relajan los vasos sanguíneos, disminuyendo  la presión arterial. Esto significa que su corazón no tiene que trabajar tanto para llevar la sangre al organismo.

Bloqueadores alfa: Es un fármaco que actúa como bloqueador de los receptores alfa adrenérgicos inhibiendo la vaso-constricción mediada por éstos e induciendo a la vaso-dilatación.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Liberar estres

¿Estrés? 5 técnicas de relajación que te ayudarán a controlarlo

5 (100%) 1 voto A diferencia de lo que muchas personas creen, el estrés es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.