Inicio / Otros / Anorexia nerviosa, trastorno en la conducta alimentaria

Anorexia nerviosa, trastorno en la conducta alimentaria

Califica este post

La anorexia nerviosa es un conjunto de trastornos graves de la conducta alimentaria que comprende periodos de privación del consumo de alimentos, alternados en ocasiones con periodos compulsivos de ingesta alimentaria y purga (bulimia), asociados ambos periodos a otros trastornos de la conducta alimentaria no especificados.

Este trastorno causa pérdida de peso en niveles que no son considerados saludables para la edad y la estatura.

La anorexia nerviosa es el rechazo de la comida por parte del enfermo y el miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de inanición. Es decir, una situación de gran debilidad ocasionada por una ingesta insuficiente de nutrientes esenciales. En casos graves puede desarrollar desnutrición, hambre, amenorrea y extenuación.

No se conocen las causas exactas de la anorexia. Muchos factores probablemente estén involucrados. Los genes y las hormonas pueden jugar un papel. Las actitudes sociales que promueven tipos de cuerpos muy delgados también pueden contribuir.

Los factores de riesgo para la anorexia incluyen:

  • Estar más preocupado o prestarle más atención al peso y la figura
  • Tener un trastorno de ansiedad en la niñez
  • Tener una imagen negativa de sí mismo
  • Tener problemas alimentarios durante la lactancia o la primera infancia
  • Tener ciertas ideas culturales o sociales respecto de la salud y la belleza
  • Tratar de ser perfeccionista o demasiado centrado en reglas

Tipos de anorexia

Independientemente del tipo de anorexia nerviosa desarrollada, diversos estudios han demostrado que estos pacientes suelen presentar patrones de depresión y ansiedad previos al desarrollo del trastorno, los cuales se mantienen o, incluso, aumentan, a lo largo de la enfermedad y, en un porcentaje significativo, persisten una vez superada la anorexia, especialmente la depresión.

Los tipos de anorexia nerviosa se identifican en función de si el paciente tiene o no purgado de eliminación que vaya más allá de la basura normal de los alimentos (tales como vómitos autoinducidos, uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas):

Anorexia nerviosa restrictiva: Se trata de un cuadro clínico donde los pacientes logran un bajo peso a través de dietas muy restrictivas, ayuno muy prolongado, y abundante ejercicio de intensidad elevada. No existen vómitos autoprovocados ni consumo de medicamentos para acelerar la acción de la dieta.

Anorexia nerviosa purgativa/compulsiva: Son pacientes que recurren de forma puntual o sistemática a atracones o purgas (vómitos, laxantes, diuréticos, etc). Existe un subgrupo que no presenta atracones pero sí recurren a la purga de forma sistemática. Debido a la pérdida del control de los impulsos propio de este grupo, estos sujetos son más susceptibles de padecer una mayor variabilidad emocional, así como de sucumbir al consumo de sustancias adictivas.

tipos de anorexia nerviosa

Las personas que padecen de anorexia nerviosa por lo general

  • Tiene miedo a subir de peso, incluso cuando el peso es insuficiente.
  • Tiene una imagen corporal que está muy distorsionada, está muy concentrada en el peso corporal o la figura y se niega a admitir el peligro de la pérdida de peso.
  • Limitan la cantidad de alimento que consumen y luego de ingerirlo en algunos casos se inducen al vómito.
  • Ir al baño después de las comidas
  • Uso de pastillas diuréticas, enemas y laxantes.

En casos extremos de la anorexia nerviosa se muestran síntomas como:

  • Piel amarilla y reseca
  • Mala memoria o capacidad de discernimiento
  • Aislamiento progresivo y pérdida de vínculos sociales.
  • Aparición de vello fino (lanugo) en mejillas, espalda, muslos y antebrazos.
  • Extremidades frías.
  • Uñas quebradizas y caída de cabello.

anorexia nerviosa

  • Hipertrofia de las glándulas salivares, como las glándulas parótidas y las glándulas submandibulares.
  • Alteraciones dentales, con tendencia a la corrosión del esmalte dental y presencia de caries. Esto es especialmente patente en pacientes que se purgan a través de la autoinducción del vómito.
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Indicativos de mal funcionamiento del riñon.
  • Anemia
  • Niveles bajos de glucosa (hipoglucemia), aumento de triglicéridos,transaminasas y del proteinograma general, así como del colesterol (hipercolesterolemia). Si el paciente, además, suele emplear purgantes, enemas, o se autoinduce el vómito, existen otros parámetros específicos alterados.

Como se trata la anorexia nerviosa

El mayor desafío en el tratamiento de la anorexia nerviosa es ayudarle a la persona a reconocer que tiene una enfermedad

 El proceso de tratamiento de la anorexia nerviosa es multidisciplinar, precisando una acción coordinada del médico de familia, psiquiatra, psicólogo, endocrino y ginecólogo. Los puntos principales del tratamiento son:

  • Aumento de la actividad social.
  • Disminución de la cantidad de actividad física.
  • Modificación de los hábitos alimentarios del paciente, se precisa una “re-educación” del paciente en sus hábitos alimentarios. Para ello, se inicia con una dieta relativamente baja en calorías y se va incrementando progresivamente hasta lograr cubrir las necesidades calóricas del paciente, respetando siempre el espacio personal para no presionarle, pero no permitiendo que coma a solas, y vigilando que haga las cinco comidas diarias fundamentales; respetando los horarios para la alimentación.
  • Tratamiento farmacológico con antidepresivos, anti psicóticos y estabilizadores del estado de ánimo, pueden ayudar a algunas personas cuando se administran como parte de un programa de tratamiento completo.
  • Terapia psicológica, que se emplea de forma aislada, o combinada, la terapia conductual, psicoanalítica, interpersonal y la de grupo.

Hospitalización

tratamiento para la anorexia nerviosa

Se requiere de hospitalización cuando la persona ha perdido por debajo del 70% de su peso corporal, ya que debido a la desnutrición severa y potencialmente mortal la persona pueda requerir alimentación intravenosa o por medio de una sonda. También se requiere hospitalización cuando la pérdida de peso es continua aun estando en tratamiento, presenta complicaciones de salud que afecte sus órganos vitales y se tenga depresión grave.

El tratamiento a menudo es muy arduo. Las personas afectadas y sus familias necesitan trabajar intensamente. Se pueden tratar muchas terapias hasta que el trastorno esté bajo control.

Sobre Susana Caballero

Mira también...

Liberar estres

¿Estrés? 5 técnicas de relajación que te ayudarán a controlarlo

5 (100%) 1 voto A diferencia de lo que muchas personas creen, el estrés es …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.